Ultrasonidos en Mérida Yucatán

Ultrasonidos en Mérida Yucatán, historia y recomendaciones durante el embarazo

 

El chequeo materno fetal es uno de los temas más importantes y más valiosos que nos ha dejado la ciencia moderna, por ello es que los ultrasonidos en Mérida Yucatán se han convertido en una herramienta invaluable para checar los avances del bebé mes tras mes, ya que es una manera de vigilar el correcto desarrollo, así como detectar a tiempo malformaciones, información de la ubicación de la placenta, entre otras complicaciones que podría presentar la propia mamá. El propósito del ecógrafo es vigilar el embarazo desde el momento en que se produce, hasta el final, para vigilar que el bebé llegue en perfectas condiciones.

 

Alrededor de la sexta semana de retraso menstrual, la ecografía nos puede dar información acerca de un embarazo, además de vigilar la posición, si está dentro del útero o está fuera, de esta manera se detectará un embarazo ectópico, problema que culmina con una hemorragia mortal, pero al realizarse la detección oportuna, salvaría la vida del bebé y la mamá.

A los tres meses de embarazo se realiza otra ecografía, el examen llamado “de riesgo genético”, para descartar que no tenga malformaciones, además de riesgo alto o bajo de que nazca con síndrome de Down.

 

A partir de los cuatro meses, se puede definir el sexo del bebé, además de la morfología fetal, se trata de un barrido ecográfico, donde se puede apreciar perfectamente al bebé. En el rango de los cinco a los seis meses de embarazo, se puede ver a detalle el rostro del bebé, y con ello descartar el problema de la fisura labial o labio leporino.

 

A los seis meses de gestación, la ecografía corroborará un crecimiento adecuado del bebé, si está subiendo adecuadamente de peso, el estado de la placenta y del líquido amniótico. Antes del parto se evalúan cuestiones importantes como que el cordón umbilical esté bien ubicado, para prevenir el panorama en caso de que haya vuelta de cordón umbilical en el cuello del bebé, además de la posición en la que viene, que puede ser de cabeza, de nalgas, en posición transversal o de frente.

El Doppler se ha convertido en una herramienta tan importante que por este medio podemos saber si el pequeño puede soportar un trabajo de parto o necesita una cesárea, en general se analiza el bienestar del bebé en todas las áreas.

 

Son múltiples las razones por las que la ecografía se ha convertido en una de las herramientas más buscadas en los tiempos actuales, y su historia es tan interesante como el cambio radical que ha provocado, sobre todo desde su aprovechamiento en ginecología, el cual no fue de la noche a la mañana y por ello les compartiremos varios detalles de su evolución.

En 1842 es Christian Johann Doppler, a quien se le considera el padre de la ecografía, ya que postuló la teoría sobre el efecto que lleva su nombre. Es en el año de 1880 cuando Pierre Curie y su hermano Jaques Curie, descubrieron el efecto piezoeléctrico de algunos cristales, el cual es la esencia de funcionamiento de los traductores que hoy en día se usan para generar y absorber la energía ultrasónica. Entre 1914 y 1918, durante la primera guerra mundial, se trabajó intensamente en la idea de detectar submarinos enemigos. Es en 1917, cuando Paul Langevin y Chilowisky produjeron el primer generador piezoeléctrico de ecografía (o sonograma), cuyo cristal servía también como receptor y generaba cambios eléctricos al recibir vibraciones mecánicas. El aparato fue utilizado para estudiar el fondo marino como una sonda ultrasónica para medir la profundidad. Años más tarde, en 1929 Serge Sokolov, científico ruso, propuso el uso de la ecografía para detectar grietas en metales y también para microscopía. A principios del siglo XX, el ultrasonido fue tema de estudio para los físicos y pronto motivo de investigación para la marina francesa y así estudiar la posibilidad de detectar submarinos con ondas sónicas durante la primera guerra mundial.

 

Si bien las ondas ultrasónicas son usadas en la naturaleza y se han estudiado desde hace varias décadas, es en 1951 cuando se detectaron los reflejos producidos por medio de la acústica como imágenes unidimensionales, y para 1962 se publicaban las primeras imágenes bidimensionales del antebrazo y anormalidades en los senos. Para 1977 surge la técnica ultrasónica Doppler, la cual tiene múltiples aplicaciones.

En la actualidad se puede utilizar la técnica de ultrasonido combinada con otras técnicas endoscópicas tanto para la realización de diagnósticos, como de procedimientos quirúrgicos menos invasivos que los tradicionales, como la laparoscopia. Del mismo modo, hoy en día no solo se obtienen imágenes tridimensionales, sino en 4D, lo que ha representado un gran avance en la medicina.

 

El empleo de los ultrasonidos en Mérida Yucatán, se inició con fines terapéuticos en el intervalo entre las dos guerras mundiales, ya que se le atribuían varios efectos tónicos, por lo que se usó con fines fisioterapéuticos. También se llegó a utilizar para el tratamiento del cáncer y desde aquel momento tuvo aplicaciones en la industria para investigar fallas en metales.

La experimentación acerca de la posible utilidad de la ecografía para examinar los órganos del cuerpo humano, se dio en forma casi simultánea en tres continentes y sin que al parecer existiera comunicación entre los investigadores de Europa, Estados Unidos y Japón.

En 1942, en Austria, el psiquiatra Karl Dussik, intentó detectar tumores cerebrales registrando el paso del haz sónico a través del cráneo, trató de identificar los ventrículos midiendo la atenuación del ultrasonido a través de cráneo, lo que denominó hiperfonografía del cerebro, sin embargo es en 1947 cuando lograron las primeras imágenes primitivas.

En 1954 se presenta una versión más avanzada que incluía un traductor montado en un anillo rotatorio de una torreta de cañón que permitía girar el traductor alrededor del cuerpo que se sumergía en una tina cilíndrica, un segundo motor producía movimientos de vaivén del traductor que daba lugar a rastreos completos del sujeto sumergido.

Aunque en un inicio, las aplicaciones de los ultrasonidos en Mérida Yucatán fueron muy diferentes a las del interés médico, en la actualidad ha tenido tal grado de evolución que el porcentaje marca un 95% de probabilidades en las que el ecógrafo puede detectar malformaciones.

 

En el Centro de Diagnóstico Médico Montejo, les invitamos a realizarse un chequeo materno fetal para evitar problemas de salud tanto en el pequeño como en la de ustedes, cuidando al máximo la salud de ambos en esta época tan vulnerable para los dos. Para nosotros será un placer cuidar de su salud en esta bella época de la vida en las mujeres. Les invitamos a visitarnos y conocer más sobre nuestros servicios.

Top